top of page

"Estamos viviendo artificial" Rosa Tomatis nos da una clase de vida en el programa de Gapo Kahan

🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅🌹🍅


"Estamos viviendo artificial, hasta la tierra es artificial" dice Rosa Tomatis, una señora de 82 años que toma colectivos y camina por la Ciudad de Buenos Aires cantando tangos yendo al trabajo. Es una de catorce hermanos que nacieron en Comodoro Py, un pueblito de Bragado.



Gapo Kahan, un chico divino notero que sale a la calle a charlar con personas que se cruza y lleva esas situaciones a la artificialidad de las redes sociales para que nos acordemos por un rato que lo más lindo está ahí, en la vida real.

Así la conoció a Rosa, cerca de Once esperando el bondi.


En el video que tuvo más de 12 millones de reproducciones, Rosa habla sobre las parejas que se separan y dejan a los hijos que sufren "a ver analizá", dice. Gapo le halaga su vestido florido, y ella se queja de que le da calor, a cada comentario le responde con la ironía y frescura de una mujer de verdad que vive la vida rodeada de amor y costumbre.



"Si me gusta la fama, es esta fama sana" dice Rosa, "ustedes son sanos, y yo soy sana, para cuidar los riñones le pongo jengibre y limón al mate".


Tal fue el éxito y el asombro popular por la hermosura de Rosa Tomatis que Gapo la invitó al programa que conduce en Re FM 107.3 Después Transfiero.

Rosa dijo, voy, pero llevo la camisa.


En la entrevista nos cuenta sobre su infancia, la vida en Comodoro Py, cómo conoció a su marido a los catorce años, cómo era su padre, habla de su familia e incluso tuvimos el honor de escuchar cantar un tango a su tía de noventa que mandó un video.


Rosa habla de su patrona, de la felicidad de vivir el día a día, y de lo poco que le importa el dinero. Dice que la juventud de hoy no tiene respeto, no tiene educación y es muy atrevida. Nos da una clase de vida en una hora de programa de youtube donde recibe audios de sus nietas, de su familia. Se emociona y reflexiona.


"La tecnología será muy linda, pero es mala a la vez", dice Rosa.

Una nieta le pide que cuente del vecino con el que tiene una historia de amor, ella dice que ya no está para atender a hombres, pero que cuando llega a Comodoro Py va a la casa, y si está tomando mate entra y hablan de política, discuten sobre la actualidad.


Pasa recetas de tortillas con siete u ocho huevos, habla de su arroz con leche y de las empanadas. Perejil, ajo, cebolla de verdeo. Cuenta también cuando un sobrino le reventó el techo de la cocina por no saber usar una olla a vapor.

Está emocionada porque en Bragado viene la fiesta del chorizo, dice que en el bolsón trajo su celular nokia y un recorte del diario donde hablan de la fiesta.


"La cornuda lava, la cornuda plancha" se tienta y ríe después de una nieta que le pide que cuente la anécdota. Dice que es una frase de ella que dice a veces.

"A mí me gustan las cosas de frente, si vos tenés que decirme algo decímelo de frente. No me traicionés."


Una mujer de 82 años que con su personalidad hermosa se planta ante una juventud espontánea y sensible, que mientras se toman unos mates con ella le preguntan de todo sobre su vida. Es empleada doméstica en la casa de un ingeniero agrónomo, "si lavé el día anterior, llego y plancho, el señor me dice que nunca vio alguien que planche las camisas como yo". Nos cuenta cómo es la técnica empezando por el cuello y después las mangas y la espalda.


Rosa está ahorrando porque tiene un sueño, dice que desde que Messi ganó la copa del mundo todo cambió en la alegría de la gente. Que su mayor deseo es abrazar a Messi.


Amamos a Rosa, y bendecimos a Gapo porque las personas buenas se encuentran con personas buenas. Larga vida a esta forma de hacer notas.


El programa completo de Después transfiero con la entrevista exclusiva a Rosa Tomatis, acá




15 views0 comments

Comments


bottom of page